viernes, marzo 24, 2006

Mother Superior en Jerez (16/03/2006)

En su día, escribí una emotiva crónica en un foro sobre este magno acontecimiento. Como soy consciente de que el lenguaje utilizado en esa crónica no es del todo entendible por el lector medio (influencia velvetínica, no pregunten), me dispongo a resumir dicho texto en este loco mundo de los jóvenes, con la excusa más que nada de publicar fotos del concierto y dar envidia.

Jerez, 16/03/2006. La Guarida del Ángel

No me resulta nada fácil describir con palabras la mágica jornada que viví ayer, porque desde el principio me parece de lo más surrealista. Todavía hoy estoy algo conmocionado. Todavía me pregunto si es verdad que una de las mejores bandas actuales tocaran en una minúscula sala de esa ciudad tan andaluza como es Jerez de la Frontera, cuna de toros, Fino y Pacheco.

Mientras suena el fantástico "13 violets" de fondo, voy a intentar contar una jornada extraña e irrepetible, que como me pasa últimamente, estuvo a punto de no tener lugar. Eso quizás le da más valor a todo.Tengo que confesar que desde el principio, no me creía del todo que MOTHER SUPERIOR iba a tocar en Jerez. La fecha estaba anunciada, sí, pero no parecía real. Y menos en un café concierto, que como pude comprobar, era aún más pequeño de lo que hubiera podido imaginar. Poco a poco, los días iban acercándose y no terminaba de reaccionar. Se lo comenté a mi gente, pero el hecho de que fuera un jueves, que no conocieran a la banda y que no hubiera venta anticipada de entradas, tiraba un poco para atrás. La idea era ir con R. y su novia, que habían mostrado interés. Después parecía que el plan era que fuéramos mi hermano, su esposa y una amiga, por último sólo mi hermano se apuntaba...

Primera mala noticia. Mi primo se acerca al local y le dicen que no quedan entradas. ¿Cómorl? Pregunto por internet y al final parece que sí que quedan... Otro revés: el mismo día del concierto, mi hermano se raja... ¿Me lo voy a perder? ¡Claro que no! Se me echa el tiempo encima, el único tren que me queda es el que me deja a las 20:48 en Jerez (El concierto está anunciado para las 21:00). Afortunadamente, compruebo que la sala está muy cerca de la estación. Llegaré a tiempo, o eso creo. Ataviado con mi camiseta de sexy ROD STEWART, mi chaqueta de cuero y mis cada vez más largos pelos, me dirijo a la estación.

El viaje en tren fue también extraño. Leyendo un SPORT olvidado por un viajero, escuchando una extraña selección de canciones por los auriculares, que iba desde Santana a Maroon 5 y grupillos comerciales, mientras de vez en cuando echaba una mirada al monitor, donde podías ver un documental sobre África, en el que se pasaba de los animales a los pobres negritos subidos encima de depósitos abandonados, y de ahí a un extraño ritual de ¿purgación? ¿iniciación? a una mujer semidesnuda que no llegué a comprender muy bien.

Llego a Jerez. No tardo en encontrar "La guarida del ángel", que desde fuera parece minúsculo. Compro la entrada, espero fuera y veo una cara que me resulta familiar. ¿Un antiguo compañero de facultad? ¿Algún amigo de la infancia? Ah no, si es Marcus Blake, bajista de MOTHER SUPERIOR!!! Pronto aparece, con su gorra característica, el gran Jim Wilson, guitarrista y cantante, acompañado de Cacheda "Chenque", el promotor del SERIE Z, y del batería del combo, Matt Tecu, un auténtico personaje, que me recordó físicamente a un joven Tom Waits. Les doy la mano, son muy accesibles y agradables, no hablo mucho con ellos porque me pilla en frío, no me esperaba esto, tan pronto. ¡Son Mother Superior! Les pido, eso sí, que me firmen la entrada:

Se marchan. imagino a comer algo, con "Chenque" y me quedo algo "shocking". Marcus ha chapurreado algunas palabras en español. Se les ve buena gente. Simpáticos, animados, cercanos. No son estrellas del rock, son músicos. Grandes músicos. Luego hablaré de ellos.

Cuando se van, me pido una cerveza y espero en la puerta. Me encuentro con unos jóvenes jerezanos sorprendidos de que este grupazo toque en una sala tan pequeña. "Yo vivo ahí al lao y no me lo creo" decía uno de ellos. La chica cuenta maravillada que hace poco vio a Eric Sardinas en la misma sala, y es tan pequeña que Eric de un salto desde el escenario llegó a sentarse en la barra... Esto promete. Se nos agrega un tipo mayor, que ¡ha ido a todos los conciertos! Nos habla de Hellacopters, de Deep Purple (de los que habla muy bien, por cierto), de The hangmen, DIO, Supersuckers... No se pierde ni uno.

Tras una agradable charla, abren las puertas y efectivamente aquello es una mini-sala. Nos ponemos delante del “escenario”, una pequeña tarima donde no hay mucha libertad de movimientos. Menos mal que sólo son tres. Angelitos dorados por las esquinas, dos barras a cada lado, y una curiosa habitación detrás del escenario, a modo de backstage, separado por unas cortinas rojas algo gastadas...

Salen los teloneros, los cacereños MAGGOT BRAIN, que no tocan mal pero que se les ve demasiado españoles y algo gordos para el rock. Empiezan con “Blind man in the dark” de Gov´t Mule, animan al público y tras varias canciones, llega el momento cumbre. Lo anuncia el cantante: Van a hacer “Maggot Brain” de Funkadelic... acompañado de Jim Wilson de Mother Superior!!!! Ni corto ni perezoso, llega con su Gibson dorada, la enchufa y todos a flipar.


Qué gran solista es este hombre. Y lo siento por los cacereños que hicieron una buena versión, pero la aparición de Jim los eclipsó por completo. Claro que ellos estaban flipando, seguro que ha sido el mejor momento de toda su carrera. A Jim se le veía con ganas, y quedó satisfecho de la jam. Termina el tema y se despide. Maggot Brain toca los últimos temas y se marchan recordando al festival SERIE Z.

Ahora quiero hacer un inciso, si me lo permitís. Quien me conoce bien, sabe que disfruto muchísimo con la megalomanía rockera. Me encanta el circo del rock and roll, los grandes montajes escénicos, los maquillajes. Adoro que gente como Robert Plant, Mick Jagger o Axl Rose vayan de divas, mantengan su pose de estrellas inalcanzables e incluso te traten con desprecio. Ellos pueden, y no sería lo mismo si fueran coleguillas, personas reales. Yo los veo como personajes de cómic, y me gusta que sea así. Desde Elvis, los excesos y las idioteces han estado ligadas al rock and roll, y disfruto mucho con ello, es muy divertido.Sin embargo, he de reconocer que cuando uno tiene la oportunidad de vivir algo como lo que viví ayer, un concierto en el que solo importa la música, se da cuenta de por qué nos gusta el rock and roll. De por qué después de tanto tiempo escuchando canciones, comprando discos, siguiendo a las bandas, uno no se cansa, ni pierde la ilusión, ni la emoción. Son esos momentos en los que se para el tiempo, uno se funde con la música, por momentos deja de existir y se entrega a la pasión. En MOTHER SUPERIOR no hay nada postizo, no hay pose, todo es auténtico. Guitarra, bajo y batería. Nada más y nada menos. Tres magníficos músicos (lo de ayer, aparte de un concierto, fue una lección musical) entregados, vibrando, dándolo todo en una minúscula sala perdida en el sur de España. Sin merchandising, sin camisetas ni pegatinas. Sin 3.000 toallas en el camerino, sin escoltas ni guardias de seguridad, sin cláusulas. Dudo que lo hagan por dinero, porque además tampoco me imagino que fuera muy rentable. Lo suyo es amor por la música, por tocar en directo, por viajar de ciudad en ciudad haciendo lo que más le gusta y mejor saben hacer. Amor contagioso, revitalizante. Uno sigue creyendo que el rock sigue vivo en las nuevas generaciones gracias a tipos reales como ellos, que tocan desde y hacia el corazón. Que comparten su pasión por lo que les gusta, que están al margen de modas, caretas o medios de comunicación. Fin del inciso.

Se acerca el momento, estoy nervioso. ¡Estoy en primera fila! ¡A un metro de donde estarán, quizá menos! Aparecen en escena, gran ovación. El gran Jim Wilson presenta a la banda y la sala, que al final se ha llenado (tampoco era difícil) empieza a vibrar. Sigo con mis compinches jerezanos, dejo que la chica se ponga delante, que es bajita. Sin dar un respiro, suena “Strange Change” de esa maravilla de disco que es “Sin”. Qué sonido más apabullante, qué energía, que compenetración. Esto es grande, muy grande. Y no parará hasta el final.

Se les nota felices, se ve que disfrutan, y que son amigos. Empiezan a sonar maravillas de sus tres últimos discos “Sin”, “13 violets” y “Moanin´”, sin descanso, como “Pretty in the morning”, “Head Hanging Low”, “This song reminds me of you”, la beatleiana “Get that girl”, “Metldown”, la vacilona “Jaded little princess” donde intercalan un trozo de “Get it on” de T Rex., “Kicked around”, “Fuel the fire” “13 violets”...

Una mirada entre Jim y Marcus sirve para alargar los temas y marcarse improvisaciones de lo más interesantes. Dejan fluir lo que llevan dentro. En un momento determinado Jim ve a un fan con una camiseta de Hendrix y decide que van a tocar “Manic depression”. Casi nada.



























¿Cómo definir a esta banda? Se habla de Cream, de Hendrix, de Free, Stones, de Beatles y de música soul. Porque a veces suenan a Motown (véase “Everything is allright” que ayer no tocaron porque no había espacio para vientos, claro). Ellos se autodenominan una banda de “heavy soul” y no van mal encaminados, pues son una suma de rock cañero y feeling soul. Son herederos de parte de la mejor historia del rock and roll. Lo que más me gusta de ellos es su creatividad, como son capaces de pasar de riffs abrasivos a partes melódicas, como las canciones parece que se van construyéndo poco a poco, de manera imprevisible. Esos giros de 180 grados, esos maravillosos solos de guitarra, ese bajo aliado con la batería. Jim Wilson es un tipo carismático, tiene al público en el bolsillo. Con camisa roja y gorra de cuero, dejó el alma en cada nota, cantó poseído y se compenetró a la perfección con Marcus Blake, cuyo bajo parecía una extensión de su brazo.

¿Y qué decir del batería? Ese tipo está loco, y toca como un poseso. Se le veía feliz dale que te pego. Con camisa de tirantas, cigarro y las baquetas echando humo.

Mi posición era inmejorable. De hecho, a veces Jim movía su guitarra hacia delante y ¡yo tenía que echar mi cabeza hacia atrás! Sudor, riffs incendiarios, blues, soul, rock and roll, jams, buenas vibraciones... Mis compinches jerezanos se hartaron de hacer fotos, que me mandarán por internet. Pude conocer además a Jony, de la lista del Popu, al que le había prometido que iría con camiseta de Sexy Rod. Por eso me reconoció.
Gran tipo.



























Una vez que terminó la Mother Superior Experience, los fans se acercaron a ellos para hacerse fotos, charlar con ellos y pedirles autógrafos. No soy muy amigo de las fotos, y de todas maneras, estaba demasiado afectado para nada más. El concierto había sido un diez, tal vez uno de los mejores conciertos de mi vida. Una banda excepcional como si tocara en el salón de tu casa. Impresionante, increíble, me quedé sin palabras.



























Agotado, subí al escenario como muchos fans, pero al contrario que ellos, no quería hacerme fotos ni pedirles su firma. Subí a darles las gracias, uno a uno, por la maravillosa noche de rock and roll que nos habían brindado. Marcus me dijo que se acordaba de haberme saludado antes, que tipo más entrañable. A Jim prácticamente le di un abrazo, felicitándole por una noche genial, y sobre todo por hacer lo que hacen. Matt Tecu, igual de accesible, pero con su mirada de psicópata, también me mostró su mejor sonrisa.



Qué tipos más grandes. Qué maravillosa noche. No quise quedarme mucho más, no quería molestarles, más fans les increpaban. Quería quedarme con la magia del momento. Les dije adiós a los jerezanos y salí a la oscuridad de la noche.

Todavía tenía mucho que andar y en mi camino me encontré con un par de vagabundos que me saludaron y me mostraron sus respetos a Angus Young. Pero en mi mente, y en mi corazón, sólo tenía cabida el recuerdo de una experiencia inolvidable, de esas que hacen que todo cobre sentido. No importa que pases malos momentos. Que la vida te ponga zancadillas, o que las cosas no salgan siempre como esperas o deseas. Son momentos como los de anoche los que te siguen dando fuerza para seguir luchando, porque la vida sigue mereciendo la pena.

Feliz. Así fui como me sentí anoche.

12 comentarios:

ladrondecaballos dijo...

Que bárbaro... si casi parece que estuve allí, como dije en el post de Javistone yo sólo les he visto acompañando a Rollins y aún así me parecieron potentísismos... has visto los videos que hay subidos del concierto de Jerez... si estuvistes en la primera fila probablemente salgas en ellos.

En que orden de calidad situarias sus discos? Sin el primero?

Adso dijo...

"Sin", "13 violets" y "Moanin´" son imprescindibles. Yo los descubrí con "Sin", por eso fue el que más me impactó, pero los otros dos son igualmente recomendables. Como tampoco deberías dejar pasar el fantástico "Get some go again" de la Rollins Band, que parece un disco de Mother Superior cantando por Henry Rollins. Imprescindible.

javistone dijo...

Muy buena crónica Adso. Creo que estuve al lado tuyo en el concierto. Echale un vistazo a los videos, te van a gustar.

Adso dijo...

Los he visto javistone, están muy bien, te dejan ganas de más. Creo que sale parte de mi pelo en algún plano, jaja. Realmente fue una noche para recordar.

Stormbringer dijo...

Ayer en Valencia arrasaron. Muy grandes.

Anónimo dijo...

son realmente buenos, yo los ví en castellon (ricoamor), y como dices ADSO, Qué tipos más grandes, buenos musicos y accesibles con la gente.
Son de lo mejor que se puede escuchar hoy en dia; Moanin' (su ultimo CD), es muy bueno, por no decir perfecto.

y decir que su bateria no es jason. Jason dejo la banda hace un año, el nuevo bateria (ese tio esta loco), es Matt Tecu.

Adso dijo...

Gracias usuario anónimo, editaré la entrada. Por cierto, he visto el clip de "Illumination" de la Rollins Band (con MS) y es alucinante, Henry paseándose por Calcuta. Impacta.

Anónimo dijo...

DEMASIADO ESPAÑOLES Y GORDOS PARA EL ROCK????? JAUAJAUA QUE TIO MAS GILIPOLAS.

Anónimo dijo...

Hay que ser gilipollas para hablar así de un grupazo como maggot Brain.Gordos y españoles?menudo idiota

Adso dijo...

Nadie ha negado que sea un buen grupo, sólo escribí la impresión que me dieron, no les conocía de nada. Que para una banda que empieza con "Blind man in the dark", que canta en inglés y en la que el cantante va con pantalones ajustados, se les nota demasiado "cacereños" y con algunas tapas de más. Pero ¿qué importa lo que yo piense? No estuvieron mal y tuvieron el honor de abrir (e incluso tocar con Jim Wilson) para una de las mejores bandas del mundo. Pocos pueden decir eso.
Y tranquilizarse, que esto es solo un blog, no la MTV.

Anónimo dijo...

Que sepas que esos pantalones que tan bien le caen al Perilla no son tal,es la negrura adquirida por sus pelotas,tras el humo de mil batallas en cientos de escenarios dando lecciones de honestidad y grandísimo rockandroll,la cual se extiende cual magma por toda su epidermis cacereña y española.

Scott A. Edwards dijo...

Here it is... FREE advertising, FREE download. No cost to you! Get your FREE download NOW! Make money and get FREE advertising! This is a great program for you to take advantage of... Check this out now for FREE!

To find out more visit: business opportunities site. It successfully exposes FREE information covering traffic and business opportunities related stuff. Don't forget, FREE, FREE, FREE!!!