sábado, abril 08, 2006

“Sings like a diva, looks like an alien”

Hola a todos. Este post fue creado, originariamente, para el multiblog Pegamín, dónde ejerzo de DJ residente junto a otros titanes de la blogosfera como Fruno, Darío Vico, Xabibenputa, Kromosomo, el Sr. Snoid, su/nuestro Profesor Fansworth.....y Ender (entre otras figuras).
Hace ya un tiempo fuí invitado a participar en El Loco Mundo de los Jóvenes, por el su compañero El Cuatrero y, la verdad, ya me estaba poniendo nervioso al ver que pasaba el tiempo y, por falta de tiempo (y de buenas ideas, me temo), no venía aquí a contarles alguna chorrada de las mías...Por lo tanto, y echándole morro, me he decidido a reciclar este post por varias razones: la primera es dar a conocer la figura de Nomi, por si alguien no le conociera..la segunda, como les decía, es acallar mi conciencia que ya me estaba martirizando: "escribe algo, vago"...la tercera es ser un poco hijo de puta ya que veo que esto (y yo, no se vayan a creer) va del palo del rock'n'roll enérgico, los ritmos machacones, las guitarras saturadas y los pelos largos...aquí estoy yo para joder la línea editorial...sí, yo era de esos que, en el cole, gustaba de malmeter y se llevaba todas las hostias...sean comprensivos...







Klaus Nomi tiene el dudoso honor de ser el primer cantante pop “famoso” muerto por Sida. Tanto es así que, en el momento de su muerte, año 83, los médicos que le trataban le diagnostican un “colapso en su sistema inmunológico” y “posible cáncer de piel”, si bien en los ambientes gays de N.Y. ya empezaba a susurrarse que existía una enfermedad mortal que atacaba a los homosexuales, de manera que ningún colaborador de Nomi fue a verle al hospital por miedo a contagiarse de tan misteriosa enfermedad...

Es posible que, en breve, la figura de Nomi se haga mas conocida gracias al documental,dirigido por Andrew Horn, “The Nomi Song” (2004), donde se analiza la carrera de, según algunos, “uno de los misterios mejor guardados de la música pop”...bueno, tampoco hace falta exagerar (yo lo conozco...y soy de barrio marginal) aunque es cierto que la figura de Nomi no es muy conocida para el gran público (bueno, “el gran público” no conoce nada más allá de la MTV o, en nuestro caso, los 40 Principales....pa qué nos vamos a calentar la cabeza, eh chavales?).

Nacido como Klaus Sperber en los Alpes bávaros, en 1944, aunque, al tiempo, su familia se mudó a Berlín Occidental donde Klaus creció y desarrolló su especial sensibilidad y su profundo amor por la ópera y el maquillaje teatral. De hecho, trabajó de niño como extra en el Teatro de la Opera de Alemania y en la Opera de Berlín y llegó a actuar interpretando óperas de Mozart antes de emigrar a donde estaba el tomateo , Nueva York, en 1972. Aquí se convirtió en un chef pastelero reconocido, llegando a participar en la sección de cocina de un conocido programa de la televisión por cable de la época.

En 1976 conoció a Ira Siff, maestro de canto y drag-queen quién, con el nombre de Vera Galupe-Borszch, era la prima donna de la compañía “La Gran Scena Opera Company”, formada por transformistas. Imagínense: el East Village, opera, transformistas y el punk a puntito de explotar....Es el N.Y. donde comienzan a darse a conocer Keith Haring y Basquiat y donde sigue dando guerra Warhol...Y Klaus en su salsa...

En 1977 debuta en el Village con una versión cómica de la obra de Wagner ,“Der Ring Gott Farblonjef”, con una imagen que descoloca al personal (que, por otra parte, debía estar curtido en mil batallas): peinado de 3 picos, maquillado como un mimo psicópata y esa ropa...ay, esa ropa....
Klaus era un fanático de la ciencia-ficción y la literatura ciberpunk (no hay mas que echarle un vistazo a las fotos) y toma el apellido artístico de NOMI (anagrama de su revista de sci-fi favorita: OMNI).Solía decir de sí mismo que era “un visitante del espacio exterior llegado para salvar la raza humana”.

Las grandes bazas de Nomi son su registro vocal (podía ir desde tenor al falseto de una soprano -“de una soprano operística a un general prusiano”-), y el combinar, de manera excelente, ópera, cabaret alemán, vanguardias (especialmente dadaísmo), vodevil, pop y sintetizadores...Los shows también tenía lo suyo: bailarines haciendo de androides, decorados donde aunaba el futurismo con el constructivismo (que cancha dan las vanguardias de nuestros bisabuelos), luces gélidas...todo ello orquestado por Klaus, en el centro, con sus pintas de mimo andrógino de Babylon 5... el caso es que llamó la atención de muchos personajes del underground neoyorkino con su rollo estrambótico e hiperteatral (vuelvo a repetir que me parece admirable dado que éstas gentes difícilmente se asombraban ya de nada...se hacen a la idea del"impacto Nomi"?)

Empieza a actuar en varios clubes del Village y se va haciendo cada vez mas conocido. De hecho, un día, en uno de estos clubes, Klaus conoce a su ídolo, Bowie (sí el jeta de David), el cuál quedó muy impresionado por las cualidades del marciano Nomi. Tanto que se lo lleva, para que le haga los coros, a la grabación de Saturday Night Live y le mete en la RCA, dónde sacarían su primer disco: “Keys of life”(1981), con una versión de “The Twist”
y uno de sus temas mas conocidos “The Cold Song” (uno de sus temas mas puramente operísticos y siniestros, digánselo a sus amigos góticos).

Tras esto hace una gira mundial, graba 3 vídeos (que me gustaría mucho ver, por comprobar la veracidad de lo que decía de sí mismo al afirmar que era “la perfecta estrella de vídeo”) y se mete a grabar su segundo disco: “Simple Man”(1982), del mismo rollo que el anterior. A destacar la versión (muy de cabaret) de Marlene Dietrich, “Falling in love again”, que ésta interpretaba en “El Angel Azul” o el tema que da nombre al album: “Simple Man”.
Poco tiempo después enferma y regresa a su planeta haciéndonos creer que ha muerto y, como no podía ser menos, en una figura como él , el entierro fue muy bizarro: una enigmática mujer vestida con una capa negra llorando y pegando gritos subida al ataud. De fondo, una tempestad acojonante, muy operística, empapando a los concurrentes.

Si quieren conocer su obra les recomiendo cualquiera de los dos discos de estudio ya mencionados o bien, como primer contacto, “Eclipse: best of Klaus Nomi” (con canciones mas poperas como “After the fall”, “Just one look”, “Nomi Song” mezcladas con temas puramente operísticos “Der Nussbaum”, con la que Morrissey empezaba sus conciertos en su primera época en solitario, o “Samson et Dalhila”). Para completistas: “Klaus Nomi Encore” y “In concert”.

Si conocen a Nina Hagen se pueden hacer a la idea de por donde van los tiros solo que, me atrevería a decir, la obra de Klaus me parece mas sincera, mas rica y mas divertida que la de la "Castafiore del punk". Y como valor anadido está la dureza en la pronunciación del inglés de Nomi: hay momentos en que me parece incluso una caricatura de lo marcado que está el acento alemán en sus canciones ("tomorrrrrrrrrrrrrrrow will be therrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrre..."). Muy aconsejable para descansar de otros sonidos (se lo digo yo que estoy enganchado al rock'n'roll guarro y al garage cavernícola) y toparse con un rollito hedonista,camp y muy divertido además de para conocer a uno de los personajes mas extravagantes que ha dado el pop.



Que la fuerza os acompañe







4 comentarios:

Berbercho Productions dijo...

este tiene que ser pariente del de los "messer chups"

C. OverkiLL dijo...

eso si que es un "freak"

Don Julito dijo...

Dénle un poco de cancha, que mola....

ladrondecaballos dijo...

muy buen artículo julito... Este no lo leí en su momento... así que buen reciclaje.
Que será lo proximo en este nuestro blog? Korla Panditt? Anton Maiden?